Windows XP deja de tener soporte

SIN COMENTARIOS

Virtualización de escritorios

Durante el pasado mes de abril, uno de los temas más debatidos en todos los foros especializados en Tecnologías de la Información ha sido el anuncio de que Microsoft dejaba de prestar soporte para Windows XP desde el pasado día 9 de abril.

Recordemos que el gigante de Redmond, lanzó Windows XP al mercado en 2001 y su acogida por parte de los usuarios fue muy buena, de hecho, a Windows XP le siguió después el lanzamiento de Windows Vista y, posteriormente, de Windows 7, y ambas propuestas no tuvieron la misma aceptación que su antecesor.

La pregunta que nos surge es obvia: ¿Si ha resultado ser un producto tan valorado, por qué Microsoft ha decidido no apoyarlo más? La respuesta es que cada producto tiene su momento, es decir, dispone de un ciclo de vida determinado que una vez agotado lo hace desaparecer. Más allá del ciclo vital de Windows XP, el hecho es que los sistemas operativos actuales han evolucionado con respecto al modelo que conocíamos con Windows XP (centrado en rutas de archivos, programas y carpetas) y ahora se basan en aplicaciones. De hecho, en 2012, Microsoft empezó a comercializar Windows 8 bajo nuevos parámetros y ya entonces advirtió que en 2014 dejaría de dar soporte a Windows XP.

Según información facilitada por proveedores de software, el 30% de las empresas todavía utilizan Windows XP y un 75% de su hardware no es compatible con las actualizaciones para Windows 7.

El periódico ‘El Mundo’ ha publicado que “en España, continúa presente en aproximadamente cuatro millones de ordenadores, lo que supone el 20% del total de equipos del país. De esa cifra, tres millones pertenecen a hogares mientras que el otro millón lo utilizan empresas, en su mayoría pymes y autónomos”. Estos datos nos hacen plantearnos un nuevo interrogante, especialmente si nuestra compañía está dentro de ese 20% de firmas que sigue trabajando con ese sistema operativo: Ahora surge la pregunta ¿qué podemos hacer?

Lo primero, es mantener la calma y, acto seguido, informarse bien de las consecuencias que puede tener la falta de soporte por parte de Microsoft. ¡Atención! Eliminar el soporte no significa que Windows XP deje de funcionar, pero sí supone que quede expuesto a múltiples vulnerabilidades, lo que implica que las empresa puede verse afectada por ellas.

Desde el 9 de abril, Microsoft ya no suministra para Windows XP mejoras en materia de seguridad, ni ofrece soporte, ni parches; los nuevos dispositivos y accesorios que aparezcan en el mercado (impresoras, ratones, teclados…) no serán compatibles con Windows XP; y lo mismo sucederá con los programas o software especializados (de contabilidad, diseño, fotografía, etc) cuyas descargas no se harán para Windows XP.

El viaje a la deriva de Windows XP abre nuevas puertas

Si nuestra empresa cuenta con un determinado número de escritorios basados en Windows XP debemos analizar qué opciones tenemos a partir de ahora. En esta tesitura las soluciones son tres:

1. Inmovilismo.

2. Seguir la línea de siempre.

3. Apostar por nuevas posibilidades.

El inmovilismo consiste en dejar todo como está y correr el riesgo de que los escritorios acaben infectados y la fisura de seguridad afecte a la buena marcha del negocio. Obviamente, esta salida es la menos recomendable.

La segunda opción es aplicar una política tradicional, que en este caso significaría renovar los actuales ordenadores comprando sobremesas con un sistema operativo actual. Esta solución supone echar números y valorar al detalle la inversión que nos va a suponer, sabiendo que seguiremos necesitando garantizar el mantenimiento, soporte y protección de las nuevas máquinas, como hemos hecho hasta ahora con los ordenadores de sobremesas basados en Windows XP.

La tercera vía es apostar por nuevas posibilidades. Con los números en la mano y una vez calculado cuánto puede suponer renovar el conjunto de escritorios físicos de nuestros empleados, podemos plantearnos otras opciones como virtualizar los escritorios y, más concretamente, por buscar una oferta como la de netelip en la que podemos encontrar amplia gama de soluciones servicio en la nube para gestionar nuestros escritorios.

¡Convierte el problema en una oportunidad de cambio! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *